Plan de Ordenamiento Territorial de Montevideo (Uruguay)
5328
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-5328,qode-social-login-1.1.2,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.0.7,tribe-no-js,select-child-theme-ver-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,fs-menu-animation-underline,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Plan de Ordenamiento Territorial de Montevideo (Uruguay)

Las líneas estratégicas para la conformación del modelo territorial buscan identificar aquellos caminos posibles para lograr el ordenamiento y el desarrollo del territorio del departamento de Montevideo, en el marco del área metropolitana, el país y la región, en función de las transformaciones que se avizoran en los escenarios posibles y acordes con los objetivos del Plan. A su vez, las líneas estratégicas se agrupan en función de ser ideas fuerza que fundamentan la propuesta:

  1. EL ENFOQUE METROPOLITANO Y REGIONAL. La interdependencia entre las diferentes escalas y espacios es uno de los fundamentos de la propuesta. El Plan tiene una visión asociada de ciudad y territorio, de complementariedad entre los espacios urbano y rural. Una nueva relación de la ciudad y su territorio revaloriza el ámbito departamental y posiciona Montevideo en el ámbito metropolitano, nacional y regional.
  2. EL REEQUILIBRIO SOCIO-URBANO. El Plan Montevideo es un plan de reequilibrios, que procura difundir infraestructuras y equipamientos en el acceso a las calidades de vida urbana, como modelo alternativo al de la segregación socio-espacial.
  3. EL SOPORTE E IMPULSO TERRITORIAL DE LAS ACTIVIDADES. El Plan Montevideo pretende dar soporte territorial para todas las actividades, con un modelo racional de asentamiento de las actividades productivas: El Puerto de Montevideo y sus posibles futuras expansiones; la localización de instalaciones del Mercosur, del desarrollo del turismo y del sector de servicios avanzados; y la producción hortofrutícola del departamento, como recurso básico en el suministro de alimentos frescos.
  4. LA PRESERVACIÓN Y LA CONFORMACIÓN URBANO-TERRITORIAL. Se trata de hacer frente al deterioro como un todo, mediante una concepción del derecho a la ciudad y al territorio en su conjunto, en tanto patrimonio para ser utilizado socialmente por los montevideanos, por las generaciones presentes y las futuras.
  5. EL MODELO DEL PLAN. La estructura del Plan se corresponde con una interpretación de la realidad compuesta, por un lado, de estructuras y sistemas territoriales vinculantes que interrelacionan el conjunto y, por otro lado, de usos del suelo y localización de actividades bien adaptadas a las peculiaridades de cada parte del territorio.
  6. LA GESTIÓN DEL PLAN. La creación de nuevos instrumentos jurídicos, administrativos y técnicos forman parte intrínseca del Plan, posibilitando su ejecución y adaptando las propuestas a la mutante relación entre el Plan y el desarrollo real de la ciudad y el territorio.