Proyecto de Interés Turístico en Finca La Camerana. Jerez de la Frontera (Cádiz)
5444
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-5444,qode-social-login-1.1.2,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.0.7,tribe-no-js,select-child-theme-ver-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,fs-menu-animation-underline,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Proyecto de Interés Turístico en Finca La Camerana. Jerez de la Frontera (Cádiz)

La ubicación de un proyecto de esta envergadura no es una cuestión superficial, sino que cobra principal protagonismo en la configuración del mismo. Debe responder a un criterio básico: buscar la COMPLEMENTARIEDAD con el NODO TURÍSTICO INCIPIENTE que configuran el Circuito de Jerez y la Urbanización Montecastillo, desde la SINGULARIDAD.

Para ello el diseño propone una estructura urbanístico-territorial bajo los siguientes AXIOMAS:

  1. Diseñar un Sistema Ambiental basado en la propia estructura ambiental preexistente PONIENDO EN VALOR los elementos de relevancia del SOPORTE TERRITORIAL y que están asociados en su mayoría a la existencia de una masa forestal, arbustiva y vegetal concentrada y localizada en el extremo occidental de la finca, la existencia de varios cursos de agua y el propio sistema orográfico del ámbito.

  1. Localizar la instalación del Campo de Golf en torno a los bordes sur, este y norte de la finca, terrenos en los que se congregan tres criterios básicos para la implantación de este tipo de actividades: una topografía razonablemente alomada que facilitará que la instalación deportiva, disponer de una superficie acorde a los requerimientos establecidos en el Decreto 43/2008 y un factor de forma, geomorfológico, que va a permitir desarrollar un diseño de calidad y excelencia para una instalación deportiva que ha de acreditar altas prestaciones turísticas

  1. Localizar el resto de actividades complementarias y compatibles al campo de golf en una estructura lineal central a la finca y que vertebra toda la ordenación de manera que se desarrollan múltiples actividades bajo un modelo de ordenación fundamentado en una doble óptica: la minimización de la ocupación de suelo «urbanizado» (con destino a los objetos edificatorios, viales y otros elementos de la ordenación) y la singularidad necesaria para este tipo de intervenciones que queda plasmada en la consecución de una sola y rotunda pieza, funcional y orgánica, ubicada sobre las cotas más propicias lo cual implicará un menor o casi inexistente movimiento de tierras y por tanto un desarrollo más sostenible.